CIO

Mis colegas CXOs no me escuchan

Ayer estaba con otros CIOs charlando sobre la importancia que tiene que nuestros colegas de Marketing, Finanzas, Recursos Humanos, Legal… entiendan esto de la transformación digital, y no lo vean en algunos casos como una imposición o un capricho de las áreas de tecnología, y en otros cómo algo para lo que las áreas de tecnología no son necesarias.

Confesiones CIO

Y claro que tiene mucha importancia, porque como os he comentado ya en otros posts, sin líderes en todas las áreas funcionales, la transformación, simplemente, no sucederá. Y sin ejecución transversal tampoco.

Pero me llamaba la atención lo poco que seguimos confiando en nuestra capacidad de influencia, en un momento donde la tecnología es un tema del que raro es el foro que no está dispuesto, al menos, a tener una conversación.

Estábamos hablando de organizar unas charlas para cada una de esas áreas, y nos preocupaba que pensaran que esto era un invento del CIO, y que era mejor qué sólo apareciera el logo de la escuela de negocios, no sea que crean que es un evento de frikis.

Por supuesto, nada de un partner tecnológico, no sea que piensen que les quieren vender algo…. O que si cuentan un caso de éxito, que no hablen de su tecnología.

Es cierto, que se ha abusado mucho de las charlas comerciales, dónde parece que comprando una solución se te arreglan los problemas que a lo mejor ahora no tienes, pero creo que las cosas hay que valorarlas en su justa medida.

Yo, en primera persona, he sentido esa sensación de “apartheid”, y que parece que si lo propone tecnología mejor no hacemos caso. Y esa percepción de que sólo te llaman cuando ya han cocinado todo y no queda más remedio que hagas algo.

Y reflexionando sobre ello, he llegado a la conclusión que el problema empezaba en mí, y la seguridad de mis planteamientos. Es muy fácil echar la culpa a sistemas o tecnología, diciendo que somos caros, lentos y poco innovadores, pero como CIO tienes la obligación y la responsabilidad de poner los temas en su justa medida. En todos los sitios cuecen habas, y el respeto y la confiabilidad del equipo de sistemas y tecnología empieza por las decisiones y la información que comparta el CIO en los comités de dirección y con el resto de sus colegas.

Es difícil, exigir a otros que hagan cosas, si tu no eres consciente de tus fortalezas y debilidades, y a qué te puedes comprometer. Como muchas veces he repetido en mis reuniones, cuando la culpa de un tema siempre estaba fuera del equipo, ¿Estás seguro que nosotros tenemos la cocina limpia y ordenada?

Como CIO te toca objetivar, poner en valor el trabajo de tu equipo, explica por qué 9 mujeres no dan a luz en un mes, y sobre todo qué necesitas de tus colegas para que los objetivos de negocio se cumplan. Esto no es una batalla para ver ganadores y perdedores, porque en mi experiencia la que pierde siempre es la empresa.

Por eso creo que los CIOs debemos empezar por creérnoslo, construir nuestra historia creíble, y sobre todos ser coherentes en el día a día, cumpliendo lo que dicen, a la vez que exiges a los demás lo mismo. La excusa no puede ser que el negocio no tiene tiempo para definir lo que quiere, o que el financiero no ve el caso de negocio. Sobran egos, y falta capacidad de escucha.

Uno de los momentos más reconfortantes como CIO era en las reuniones de directivos, o de revisión de objetivos, cuando colegas de otras áreas, reconocían que el equipo de sistemas y tecnología había sido fundamental para conseguir sus objetivos. No tenían necesidad de hacerlo, pero les apetecía compartirlo: eso sí que me llenaba de orgullo y sentía que algo estábamos construyendo: no éramos los protagonistas en el escenario, pero ahí estábamos como el perejil en todas las salsas.

Por eso, creo que los CIOs no debemos pensar, que nuestros colegas nos van a rechazar una invitación a unas charlas de transformación digital.

Pensarlo al revés, si el CFO o el CMO de vuestra compañía os invita a unas charlas para entender mejor los temas de su competencia, ¿No os plantearíais asistir? Yo desde luego sí, porque si algo tenemos los equipos de sistemas y tecnología en general, es espíritu de servicio, pero no confundir con servilismo, o complejo de inferioridad.

Así, que a mi me gustaría que no renunciéis a ser motor de la transformación digital de vuestras compañías, y eso pasa por educar como una de las principales tareas, pero educar de manera mutua: vosotros aprendiendo del negocio y ellos de tecnología.

Y si alguno dice qué no a las charlas, él o ella se lo pierden.

Comentarios

Iniciar sesión

Aún no hay comentarios sobre este contenido.