CIO

Refréscate o acomódate!

Este verano he podido disfrutar de unas vacaciones como hacía muchos años, y no porque me haya ido a un sitio diferente, ni haya hecho nada extraordinario en el sentido tradicional.

Refréscate o acomódate!

He estado como desde hace muchos años en Baiona (Galicia), disfrutando de mi familia, los paseos por playa América, las noches gastronómicas con amigos y la lectura.

Pero cuando digo que han sido diferentes es porque yo he notado que este año era consciente de estar disfrutando, y de poner mi cabeza y mi mente en modo reset.

Es cierto, por primera vez en muchos años, que no tener que estar pendiente de cuando empieza la liga para que esté todo listo en Telefónica ha ayudado, pero creo que tiene más que ver con el cambio que estos últimos meses ha experimentado mi vida profesional.

Cuando tomé la decisión de salir de Telefónica, me enfrenté por primera vez en 25 años a no tener claro cual iba a ser el siguiente paso, pero tenía que ser coherente con mi decisión, y necesitaba darme un tiempo para refrescar mi mente. Para gestionar el vértigo y la incertidumbre, decidí dedicar tiempo aprender, conocer gente nueva, nuevos sectores, y en pocos meses me encontré trabajando en un par de consejos de administración, colaborando como business angel, como advisor de una compañía de software, y como directora académica en el IE.

No tenía un plan preestablecido, pero sí que quería seguir aprendiendo y poniendo mi experiencia al servicio de las organizaciones a las que les pudiera interesar. Es muy gratificante dar una clase a personas que les interesa lo que estás contando, o colaborar con gente que está empezando llena de ilusión y ganas de comerse el mundo, o aterrizar en una reunión de un sector completamente nuevo donde no entiendes nada.

Aunque el balance es muy positivo, sí que hay algo que echo de menos de mi anterior vida profesional: formar parte de un equipo en el día a día, sentirte parte de un proyecto en el que eres pieza clave de su construcción. Y por eso si surge el proyecto, seguro que me embarco.

No sé que me deparara este nuevo curso, y qué nuevas oportunidades aparecerán, pero cuando dedicaba tiempo este verano a hacer balance de estos meses, me sentía feliz por lo conseguido, y las oportunidades que gente que en su mayoría no conocía me han ofrecido. La parte de la decepción de personas que me adoraban por mi puesto anterior la vamos a dejar.

He querido hacer este post menos tecnológico, pero no menos importante, porque pienso que en un proceso como la transformación digital, sin personas con la mente fresca, dispuestas a cuestionarse estereotipos, es imposible hacer los cambios de negocio, cultura, personas y procesos que se necesitan.

¿Cuántas compañías conocéis que simplemente siguen haciendo las cosas porque siempre se han hecho así?, o ¿jefes a los que le habéis propuesto cambios sin ninguna escucha activa?  Yo misma he recibido muchas veces la respuesta: “Eso no toca”, o “Dónde vas intentando cambiar las cosas”, o “Es mejor dejarlo cómo está”, y “Si no sale bien…”, o “Ten cuidado qué te la juegas”.

Los líderes de las compañías necesitan ver las oportunidades externas y juntarlas con las capacidades internas y la cultura de sus compañías. Y eso desde mi punto de vista es un arte que exige personas con ideas frescas en las compañías, dispuestas a contestar preguntas sin una respuesta clara y única, y a no acertar siempre.

La consistencia en el tiempo es mucho más importante que la perfección, el cambio real depende del cambio cultural y eso siempre va de personas. Un libro que me ha encantado de los que he leído este verano es:“Mindset: The New Psychology of Success”  Dr. Carol Dwecks, dónde te explica cómo “La visión que adoptes para ti mismo afecta a cómo gobiernas tu vida y lo que acabas consiguiendo”

Cómo siempre en la vida, es una decisión muy personal y si os vale de algo mi experiencia, creo que merece mucho la pena refrescar tu mente. Eso sí, cada uno tiene que encontrar su modelo.

Sólo aquellas compañías en las que sus líderes estén dispuestos a refrescar su mente podrán acometer los difíciles cambios que exige la transformación digital.

Feliz vuelta!

Comentarios

Iniciar sesión

Aún no hay comentarios sobre este contenido.